Alternativas más sostenibles y económicas al nuevo iPhone SE

Después de semanas de rumorología, Apple ha presentado su nuevo iPhone SE para entrar en el mercado de la gama media y llegar a un nuevo perfil de comprador. Según datos de J.P. Morgan, se calcula que 15 millones de usuarios cambiarán sus teléfonos móviles por el nuevo modelo de la empresa californiana, dejando sus actuales terminales sin uso.

Hasta la fecha, la empresa de Cupertino nos tenía acostumbrados a sacar sus productos al mercado una vez al año. Cada mes de septiembre, se repetían las imágenes de cientos de clientes haciendo interminables colas en tiendas de todo el mundo para adquirir la última novedad de la empresa americana. De manera que con esta nueva presentación, la compañía sube su media de lanzamientos de nuevos productos a uno cada seis meses.

El problema es que cada vez que Apple lanza un nuevo dispositivo, sus usuarios ven como sus terminales se ralentizan. A esto es a lo que denominamos obsolescencia programada. Da igual el tiempo que haya pasado desde la compra del último iPhone o el uso que se le haya dado. El rendimiento del terminal empezará a bajar y funcionará cada vez más despacio debido al lanzamiento de una nueva versión del sistema operativo por parte de la compañía. Esas versiones ocupan más espacio y consumen más recursos del sistema, que hacen que nuestro “viejo” móvil funcione cada vez peor y al final tengamos que cambiarlo” explican desde Back Market (www.backmarket.es), la primera plataforma de productos tecnológicos reacondicionados en España.

Plataformas como Back Market, se presentan como una alternativa para dar una segunda vida a cualquier aparato tecnológico que hemos dejado de utilizar aunque siga funcionando. Aplicaciones como esta, ofrecen a sus usuarios la posibilidad de acceder a miles de terminales en perfecto estado de funcionamiento y que su propietario anterior ha dejado de utilizar al comprarse un dispositivo nuevo. De forma que los clientes pueden adquirir los últimos modelos del mercado a un precio hasta un 75% más barato.

Los gigantes tecnológicos aprovechan la excusa de la innovación y los avances de la tecnología para que compremos sus productos aunque no nos hagan falta. Todos tenemos en casa algún teléfono móvil que no utilizamos, aunque todavía funcione, porque lo hemos sustituido por uno nuevo. Nuestro objetivo es dar una segunda vida a esa tecnología que no usamos pero que todavía funciona.” señala Alexander Thomas, Country Manager y portavoz de Back Market en España.

Consumo de Smartphones en España

Según el informe elaborado por Deloitte sobre las tendencias de consumo de Smartphones en nuestro territorio, España es el segundo país del mundo con mayor índice de penetración de teléfonos inteligentes entre la población, después de Singapur. Dicho informe revela que casi el 90% de los españoles ya tiene un Smartphone.

Según el citado estudio, el 40% de los consumidores en nuestro país cambia de Smartphone cada año a pesar de que podría seguir utilizándolo y, más del 25% no observa grandes novedades entre el nuevo teléfono y el que habían estado utilizando hasta la fecha.

El 45% de los españoles no pudo afrontar el pago de reparaciones en su hogar

Para muchos españoles afrontar el pago de reformas o reparaciones en su hogar fue imposible en 2015, según se desprende de una encuesta realizada entre los usuarios de Zaask, plataforma de contratación de servicios de proximidad. El 45% de los consultados reconoce que tuvo que dejar de llevar a cabo alguna reparación por no poder sufragar los gastos, razón por la que 4 de cada 10 afirman que prefieren buscar profesionales por internet para obtener presupuestos más competitivos al considerar que los precios de algunos servicios de reformas y reparaciones son demasiado elevados.

En cuanto al dinero destinado a las reformas y reparaciones de las viviendas durante el pasado año, el 88% asegura que gastó menos de 1.000 euros y, de éstos, el 41% no superó los 300 euros. Para este año, las cifras son similares ya que un 78% afirma que no piensa reformar su hogar aunque al 42% le gustaría hacerlo. Además, el 49% que sí tiene planeado destinar dinero a su hogar cuenta con un presupuesto inferior a 1.000 euros. Luis Martins, co fundador de Zaask, añade que “al 51% de los encuestados les gustaría destinar hasta 5.000 euros de presupuesto para reformar sus viviendas sin embargo sólo el 36% dispone de este capital”.

Por otro lado, los servicios más caros para el 50% de los usuarios son los trabajos de fontanería, seguidos de las labores de carpintería (18%) y pintar la vivienda (12%).

Principales problemas en los hogares españoles

La mala distribución del espacio es el principal problema que encuentran los españoles en sus viviendas (42%). Aunque también destacan las humedades en paredes y/o techos (23%), los problemas en las instalaciones de luz, agua o gas (21%) y el mal cerramiento de puertas y/o ventanas (14%). Sin embargo, la reforma que más desean hacer los usuarios es reformar el baño, luego la cocina, cambiar el color de las paredes y, por último, modificar el espacio.

Quizás por todas estas reformas, el 57% de los españoles reconoce que le gustaría cambiar de domicilio aunque el 51% asegura que no podrá hacer realidad su sueño porque su economía no se lo permite.