La barrera idiomática impide el crecimiento de las empresas españolas

Las empresas españolas siguen apostando por el camino hacia la globalización creando lazos con mercados extranjeros y poniendo la mirada en el exterior para crecer y alcanzar nuevos objetivos. Sin embargo, mirar al exterior conlleva una serie de aspectos con los que las empresas deben contar previamente; un ejemplo de ello es el conocimiento lingüístico y comunicativo que deben tener los profesionales para establecer relaciones con otros países. “Las relaciones entre profesionales es un aspecto fundamental para internacionalizarse con éxito y, en muchas ocasiones, por falta de soltura en las habilidades lingüísticas puede convertirse en un problema para internacionalizarse con éxito”,  afirma Ángels Creus, socia directora de Essential For Business.

Desde Essential for Business, un servicio de formación de profesionales a nivel lingüístico y de habilidades comunicativas para desarrollar el talento a nivel internacional, detallan 5 claves a tener en cuenta para que el idioma no sea un obstáculo en la internacionalización:

  1. 1.       La estrategia lingüística: Es fundamental definir una estrategia lingüística que esté alineada con la visión y estrategia de la compañía y con su gestión global del talento. Una estrategia lingüística que permita a la organización lograr los objetivos y prioridades marcadas. Esta estrategia puede consistir en un extremo en aplicar un proceso de «Englishnization», como denomina Hiroshi Mikitani CEO de Rakuten, al hecho de establecer el inglés como lengua vehicular de la compañía en el Japón y al resto del mundo, o en el otro extremo nos podemos situar en una empresa que lo base todo en la utilización de intérpretes y traductores. Lo importante es tener estudiada, definida e implantada la estrategia que permita la consecución de los objetivos fijados para el negocio.
    La estrategia escogida implicará seguramente un proceso de segmentación de las políticas a seguir por grupos de empleados, siendo fundamental para los colaboradores que tengan que intervenir en la comunicación a nivel internacional, se les facilite el acceso al aprendizaje, se les haga ver la importancia que le otorga la compañía y el retorno que esta espera obtener.
  1. 2.       Un buen método. Es necesario un método que facilite el aprendizaje de los profesionales para desafiar el miedo y la pereza de comunicarnos profesionalmente en otro idioma. Es importante que el método de aprendizaje esté enfocado y alineado con los objetivos de cada profesional dentro de la empresa. “La reproducción de situaciones reales con las que se va a encontrar el profesional permite una rápida puesta en escena y en consecuencia una mayor motivación de seguir aprendiendo” afirma Beatriz Navarro, cofundadora de Essential for Business, haciendo referencia al método del Situation-Based-Learning que proponen.
  1. 3.       Habilidades comunicativas. Al establecer relaciones con personas de otras nacionalidades conviene hacer un reconocimiento de los métodos comunicativos así como el carácter y habilidades características del lugar para poder mantener el respecto así como favorecer la armonía relacional y prevenir cualquier posible malentendido. “No vale únicamente un dominio del idioma excelente, también es fundamental un dominio de las habilidades comunicativas, la comunicación no verbal es clave en estas relaciones”, afirman desde Essential For Business.
  1. 4.       Interculturalidad. El conocimiento de las diferentes culturas con las que se quieren establecer lazos profesionales ayudará a los profesionales a establecer relaciones basadas en el respeto y la confianza con las personas de otros países así como conocer un poco más el mercado al que dirigirse. “A veces los factores culturales pueden tener más importancia que el propio idioma. Un estudio del país, su cultura y creencias, ayuda a los profesionales a acercarse a las empresas extranjeras.”, puntualiza Creus.
  1. Comunicación formal e informal. La internacionalización profesional está focalizada al ámbito empresarial pero en general, también conlleva momentos de carácter más informal como un coffee-break en una reunión, una comida informal o el inicio de una llamada telefónica. Estas situaciones también se deben conocer para desenvolverse con soltura en ellas, son casi tan importantes como la propia reunión.

¿Cuánto dinero necesita un trader para empezar a invertir en bolsa?

Una de las dudas más frecuentes para aquellos que están pensando en adentrarse en el mundo de la inversión es la cantidad de dinero necesario para empezar. Aunque tradicionalmente se asocie esta actividad a la posesión de grandes sumas de dinero, no todos los inversores cuentan con el mismo capital ni con los mismos objetivos, por lo que es difícil establecer una cantidad común exacta para empezar a invertir puesto que cada caso será diferente.  Por ello, desde desde InvertirEnBolsaWeb, portal que ayuda a todas aquellas personas interesadas en invertir de manera online, explican: “en primer lugar lo importante es que el usuario empiece con una cantidad que se sienta cómodo y sin presión , que pueda arriesgar sin problemas”.

La cantidad necesaria para iniciarse en la inversión dependerá, principalmente, del nivel de conocimientos y la estrategia de cada inversor, así como de su perfil de riesgo y su capacidad económica. Actualmente con la aparición de muchas plataformas de brokers online, cualquier persona, sin necesidad de disponer de un capital importante, puede empezar a hacer trading con cantidades desde 100 euros de inversión inicial, o incluso menos. Este hecho rompe con la tradicionalidad bursátil que sólo permitía participar en este tipo de ejercicios a gente con un capital elevado. Y permite a muchos usuarios probar a invertir, sin poner en riesgo grandes sumas de dinero.

Desde InvertirEnBolsaWeb.net recomiendan empezar con una cantidad que el inversor esté dispuesto a poder perder sin que afecte a su situación económica y no recurrir al trading como solución a cualquier problema financiero ya que esto podría convertirle en presa fácil de sus emociones y afectarle negativamente.  Lo más importante al principio es aprender, sobrevivir y, de este modo, ir optimizando progresivamente la propia estrategia de cada inversor.

Una vez se haya decidido la cantidad que se quiere arriesgar, se aconseja a los usuarios principiantes que escojan un broker online regulado y fiable, con una plataforma de trading sencilla, para poder entenderla fácilmente, y que permita un depósito inicial acorde a sus necesidades. Es recomendable empezar con operaciones pequeñas  y sin asumir demasiado riesgo en cada operación, estudiar bien la estrategia y analizar el resultado de estos ejercicios sin  acabar con el saldo de la cuenta a las primeras de cambio, confirman desde InvertirEnBolsaWeb.

El 86% de los Erasmus quiere quedarse en España

Una encuesta realizada por el portal de alojamiento Uniplaces y ESN Spain entre más de 2.000 estudiantes Erasmus, muestra que al 86% de los jóvenes que cursan esta beca en nuestro país les gustaría quedarse en España al finalizar su período de estudio. Y es que la vida social y la cultura española parece atrapar a prácticamente todos los estudiantes.

Preguntados acerca de qué conocían antes de aterrizar en nuestro país, la mayoría reconoce que la paella (80%), el Real Madrid (73%) e Ibiza (72%) son las tres cosas con las que más identifican España. Sin embargo, una vez que han vivido aquí, el 30% de los estudiantes cree que lo más atrayente del país es su historia y sus costumbres. “El 69% de los encuestados eligió España por su vida social y cultural y, una vez en el país, vieron confirmadas sus expectativas sobre la calidad de vida, la historia, la cultura… lo que hace que muchos deseen quedarse”, asegura Mariano Kostelec, cofundador de Uniplaces.

De hecho, el 67% de los encuestados coincide en que España es uno de los países europeos donde es más fácil hacer amigos, dado el carácter alegre y abierto de la mayoría de los españoles, por lo que en caso de quedarse no tendrían problemas para adaptarse. Además, el 66% de los estudiantes consideran que la situación económica española está mejorando y que no se encuentra tan mal como esperaban, por lo que buscar un trabajo e instalarse aquí una vez acabados sus estudios, les parece buena idea.

En cuanto a los prejuicios que muchos tenían antes de vivir en España y que han cambiado, el 49% de los encuestados han confesado que creían que los españoles eran personas muy vagas, mientras que el 40% pensaba que siempre estaban de fiesta. Además, un 42% ha reconocido que, antes de llegar, veían a los españoles como personas muy religiosas pero al vivir en nuestro país cambiaron su forma de pensar.

Como datos curiosos destacan que el 33% de los Erasmus piensan que la siesta es algo sagrado para los españoles, cuando sólo el 24% lo creía antes de vivir en España, y que el 31% asegura que los españoles hablamos con un tono de voz muy alto. Por último, a la hora de adaptarse a España, el 39% de los estudiantes afirma que lo que más les ha costado son los horarios españoles y entender el idioma (25%).