¿Cuánto le cuesta a una startup cerrar una ronda de inversión?

El objetivo de cualquier startup es crecer, un deseo para el que, hoy en día, es absolutamente necesario que el emprendedor cierre una ronda de inversión. Hasta hace pocos años en España no se utilizaba este tipo de financiación pero desde el despegue de las empresas emergentes se ha ido abandonando el sistema bancario a favor de los business angels, el capital privado, los fondos de inversión y las firmas de capital riesgo.

Los casos de éxito son de sobra conocidos pero “existen muchos emprendedores en España que se encuentran en su primera ronda, serie seed de menos de 300.000€ o serie A de hasta 1 millón de euros, que desconocen los entresijos y costes asociados a una ronda de inversión”, añaden desde Ad&Law, firma especializada en asesorar a startups. En estos casos, si el emprendedor no está prevenido, puede ver peligrar su proyecto al desconocer los costes de tiempo y dinero asociados a una ronda de inversión que pueden dejarle sin capital.

La firma señala que en estos primeros pasos el mayor de los costes será el tiempo que tendrá que dedicar el emprendedor a contactar con potenciales inversores y acudir a eventos donde presentar su proyecto. Según Bernardo Montero, socio fundador de Guudjob, una app para valorar profesionales, “buscar financiación se puede convertir en un trabajo ‘full-time’ que requiere todas las horas extras posibles”. Así, durante este periodo el emprendedor tardará una media de 45 días en cerrar alguna reunión con inversores, por lo que todo el capital necesario para mantener viva la empresa dependerá de sí mismo y de las aportaciones que haya obtenido a través de FFF (Family, Friends and Fools). Un ejemplo es el de Álvaro Pérez, CEO  de AboatTime, startup dedicada al alquiler online de barcos, que comenta que en su caso “destinamos el 80% de nuestro tiempo y en torno a un mes y medio en buscar nuevos inversores. Así cerramos hasta 20 reuniones en la que todos mostraron interés y de los cuales al final 10  decidieron invertir en una ronda que fue de 800 mil euros.”

Cuando un inversor se haya interesado por el proyecto y se plantee seriamente la opción de invertir empezará la famosa due diligence, en la que se revisa toda la información contable, fiscal, laboral, y las famosas proyecciones y valoración de la empresa…un proceso que, normalmente, suele durar entre 6 y 8 semanas, aunque podría alargarse meses. Para Hans Crhist, CEO de Llo Llo, una app para solicitar un aparcacoches que en su primera ronda alcanzó los 830 mil euros, “en nuestro caso empleamos más de 4 meses en recopilar toda la información. Pero es necesario para poder conseguir el objetivo de cerrar una ronda de inversión y esto no supuso solo un consumo de tiempo sino también un coste económico.” De media, el coste que tiene para la empresa preparar toda la documentación en tiempo y dinero se encuentra entre los 2.500€ y 5.000€ al mes, dependiendo del tipo de proyecto.

No obstante, en la mayoría de las rondas de inversión son los propios fondos los que asumirán el trabajo de due diligence sin que ello suponga un coste adicional para el emprendedor, más allá del tiempo que le llevará a su equipo y a su asesoría preparar toda la documentación requerida. En algunas ocasiones se puede requerir, además, que la sociedad se audite y, en otras, será el propio emprendedor el que decida auditarse, aun no teniendo la obligación de hacerlo, con el objetivo de reflejar una mayor transparencia ante los inversores. De media, el precio de una auditoría se encuentra entre los 2.000€ y los 5.000€, dependiendo del trabajo que se tenga que realizar.

Por lo tanto, la due diligence o auditoría es un proceso que tendrá un coste directo o indirecto para la startup ya que, en caso de que no haya acuerdo, el coste lo tendrá que asumir quien rompa la negociación y si es el inversor, el emprendedor se quedará sin el prometido capital. Además, en este proceso es posible que se solicite la exclusividad de la empresa lo que impedirá buscar capital con otros inversores. Por último, si existen varios inversores el proceso puede alargarse ya que ninguno querrá dar el primer paso, dificultando así la obtención del capital.

Además, es de vital importancia tener la parte legal, laboral y financiera bien analizada, organizada y al día para evitar tener que realizar trabajo adicional para preparar la información para la due diligence y evitar un retraso en el envío de la documentación a los inversores. Lo que supone que la startup tendrá que contratar servicios profesionales de asesoría, con un coste medio que se mueve entre los 200€ y los 1.000€ al mes.

Por último, en el caso de que todo vaya bien y se vaya a cerrar la ronda, el emprendedor requerirá de los servicios de un abogado mercantilista para que les asesore en el proceso y principalmente en la negociación de la clausulas a incluir en el famoso Pacto de Socios.

Desde la firma consideran concluyen  que “el logro de cerrar una ronda de financiación no sólo garantiza que la empresa obtendrá el capital necesario para crecer sino que, también, servirá para respaldar el proyecto ante futuros inversores”.

El 48% de los españoles ha sufrido un intento de fraude en la compra venta online

Los datos evidencian que el mercado de la compra venta de artículos de segunda mano está en pleno auge, con previsiones de seguir creciendo. Actualmente, España ocupa la cuarta posición mundial en ventas online. Sin embargo, el porcentaje de fraude en las transacciones entre particulares también es elevado. Concretamente, según un reciente estudio, el 48% de los españoles han sufrido un intento de fraude; “ante un mercado que mueve más de 2.300 millones de euros era necesaria la creación de herramientas que garanticen tanto a comprador como a vendedor sus operaciones online”, explica Albert Buira, socio de Tripacto, la plataforma que evita el fraude en la compra venta online de artículos de segunda mano.

En España se venden más de 600 objetos usados por minuto a través de las distintas plataformas online que actualmente existen en nuestro país. La multitud de canales y formas de pago ha dado rienda suelta a los fraudes en este tipo de mercado, ya que actualmente las plataformas de compra venta únicamente se limitan a colgar los anuncios sin garantía ni responsabilidad sobre el uso que los usuarios hagan de ésta. Por ello, desde Tripacto, plataforma que ofrece servicios de pago, transporte y devolución, garantizando el cobro al vendedor y que el comprador no arriesgue su dinero, advierten sobre las vías más comunes de timo online:

Vendedor desaparecido: en las plataformas de compra venta, un usuario puede registrarse y colgar el anuncio sin ningún problema, pudiendo desaparecer en cualquier momento sin dejar rastros. Uno de los timos más habituales se da en la venta directa entre particulares. En estos casos se solicita un depósito por adelantado para gastos de envío, no suelen ser grandes cantidades, por lo que cuándo el vendedor desaparece, muchos de los usuarios no se molestan en reclamar. Sin embargo, el timador acaba sumando grandes cantidades de dinero. “nosotros apostamos por el depósito de garantía para asegurar al vendedor que va a cobrar en caso de que el objeto se acepte por el comprador y también garantizamos al comprador que hasta que no se asegure del estado del producto, no liberamos su dinero al vendedor”, puntualizan desde Tripacto.

Comprador falso: este tipo de timo se basa en que el comprador “transfiere” el importe íntegro del artículo más los gastos de envío a través de métodos de pago como Paypal, el vendedor recibe la notificación confirmando la operación económica. Sin embargo, el dinero se encuentra inmovilizado hasta que el vendedor hace el ingreso en el soporte logístico a través de un página web falsa. En estos casos, los vendedores descubren la falsedad de la operación una vez han hecho el ingreso, perdiendo así, el dinero y el objeto. Estas operaciones fraudulentas se dan en mercados de productos de alto valor como el automovilístico o inmobiliario.

Tiendas online fraudulentas: se trata de tener un producto a la venta en una de las plataformas más conocidas a un precio atractivo, una vez el comprador contacta con el vendedor para adquirirlo éste le indica que ya no lo tiene disponible pero que tiene uno parecido en otro portal. Este portal suele ser una copia falsa en la que el único método de pago admitido es la transferencia bancaria, cuándo el comprador la realiza, el vendedor desaparece sin dejar rastro. Desde Tripacto explican sobre su método de pago y transporte “somos el complemento para cualquier portal que permita la compra venta de artículos de segunda mano para garantizar que nadie pierda ni arriesgue su dinero”.

Los 8 errores más comunes a la hora de buscar alojamiento

El verano es la época en la que muchos universitarios se lanzan a la búsqueda de alojamiento, lo que hace que aumente la demanda de viviendas compartidas y se multiplique la competencia por encontrar el mejor piso al mejor precio. Para que la búsqueda de esta casa perfecta tenga éxito Uniplaces.es, servicio de alojamiento para estudiantes, ha recogido ocho de los errores que debes evitar si estás buscando piso.

  1. No dar importancia al tiempo de búsqueda. Muchas veces por pereza, dejamos la búsqueda de piso para el último momento. El problema es que cuando nos pongamos manos a la obra, las mejores viviendas ya estarán alquiladas. Para encontrar un buen piso lo recomendable es buscar el alojamiento entre junio y mitad de agosto, ya la media para reservar pisos, según Uniplaces, se encuentra en 52 días.
  1. Buscar una vivienda compartida sin plantearse otras opciones. El 47% de los estudiantes prefiere compartir piso pero esta predeterminación puede hacer que se ignoren oportunidades que o bien son más económicas o se ajustan más a las necesidades individuales. Vivir en una residencia o alquilar un estudio pueden ser opciones factibles que pueden sorprender a quienes buscan alojamiento.
  2. Pagar más del 35% del presupuesto mensual. Uno de los errores más comunes es buscar un piso o una casa por encima de nuestras posibilidades. Muchos en su búsqueda, se quedan prendados de una habitación o casa y pese a costar más de lo que deberían gastar, terminan optando por alquilarla. El problema es que si superas más del 35% de tus ingresos no podrás hacer frente a los imprevistos que surjan y más de un día, terminaras viendo una película como una de las pocas alternativas a tus momentos de ocio.
  1. No hacer un listado de tus preferencias. Buscar vivienda sin un listado de preferencias te lleva a perderte entre ofertas y finalmente elegir la incorrecta. Es importante saber cuáles son tus líneas rojas y necesidades. Si abandonas una de ellas por un lujo, terminaras arrepintiéndote. 
  1. Hacer búsquedas en portales de Internet que no ofrecen pisos verificados por un equipo de profesionales. Este es un error muy común que te lleva a anuncios de pisos falsos y en el peor de los casos a ser protagonista de una estafa. Lo mejor es confiar solo en plataformas que verifican los pisos que anuncian, como Uniplaces.
  1. No informarse de las normas de la comunidad de vecinos. Muchas veces alquilas el piso perfecto pero las normas de la comunidad de vecinos no se ajustan a tu forma de vida y terminan convirtiéndose en una pesadilla; la prohibición de fiestas, la capacidad máxima de la vivienda, la prohibición de mascotas, etc. Son normas que debes conocer de tu comunidad si no quieres que tu vecina se convierta en tu peor enemiga.
  1. No saber qué incluye el contrato. Es fundamental que conozcas qué gastos se incluyen y cuáles no (luz, agua, calefacción, wifi) para que te hagas una idea de cuántos gastos fijos tendrás mensualmente y poder ajustar tu presupuesto a la realidad. Además, es igual de importante que conozcas la duración del alquiler y las consecuencias que tendrá para ti marcharte antes o después de la fecha prevista. 
  1. No revisar el estado del piso antes de firmar. Te han acusado de un desperfecto que no has realizado, pues si no has revisado el piso antes de firmar puede que te toque pagarlo. En todo contrato de alquiler figura una clausula referida a la compensación, en caso de provocar desperfectos en el piso, normalmente a través de la fianza. Es importante que te asesores del estado de la vivienda, antes de que te culpen de un desperfecto que no has ocasionado.