A subasta una emblemática moto Vincent Black Shadow que podría superar los 100.000 euros

Las motos clásicas son auténticas joyas de la carretera, pero si hay que destacar algún ejemplo capaz de levantar pasiones y conseguir la veneración de muchos motoristas esas son las ‘Vincent’. La conocida marca de motos británica ha hecho historia en el mundo de las dos ruedas y tener hoy en día un ejemplar en el garaje o subirse sobre una de éstas es un auténtico privilegio. Ahora, los amantes de las ‘Vincent’ tienen la oportunidad de hacerse con una auténtica Vincent Black Shadow Serie D que se está subastando en Catawiki (www.catawiki.es), la plataforma de subastas online de mayor crecimiento en el mundo, y que podría superar los 100.000 euros al final de esta subasta.

En concreto, el modelo que se está subastando es una Vincent Black Shadow HRD 1000 Serie D de 1955 de color negro y con un motor V-Twin de 1000cc de gran alcance capaz de alcanzar hasta los 200 km/h, que para una moto de los años 40 y 50 era una auténtica revolución. Muchos motoristas lo consideraban como el motor definitivo, catalogando la Black Shadow como la superbike de la historia. Este modelo era conocido como ‘The World’s fastest standard motorcycle’, es decir, la moto de serie más rápida del mundo, pues no había otro ejemplar en el mercado que se le asemejara.

La Serie D fue la última Black Shadow que salió al mercado y la última Vincent fabricada hasta la fecha. La paralización de su fabricación fue el elevado coste del motor, así que la producción solo duró 6 meses y la marca decidió parar las máquinas de su fábrica en 1955. Tan solo se fabricaron 144 ejemplares de esta última Black Shadow, por lo que es una auténtica reliquia. La moto se conserva en perfecto estado con todos sus detalles y el motor es original de fábrica lo que lo hace aún más valiosa.

Según John Searle, experto subastador de motos de Catawiki: “Jamás se ha hecho una subasta de uno de los últimos modelos de motos ‘Vincent’ y es por ello que la expectación está siendo máxima a día de hoy. Estimamos que la subasta pueda llegar a alcanzar entre los 100.000 y 145.000 euros”, señala el subastador de Catawiki.

La Vincent Black Shadow HRD se hizo mundialmente conocida cuando el piloto de motos americano Rollie Free utilizó un ejemplar igual a la moto subastada en Catawiki para romper el récord de velocidad en tierra alcanzando los 241 km/h. Este momento quedó retratado en la mítica foto que muestra al piloto tumbado sobre su ‘Vincent’ y ataviado solo con un bañador para conseguir alcanzar la máxima velocidad.

Hoy en día las motos Vincent son deseadas en toda Europa, pero sobre todo el mayor fanatismo por estas reliquias reside en coleccionistas de Estados Unidos, Japón y Reino Unido. En palabras de Alejandro Sánchez, director general de Catawiki en España y Portugal, “es raro que una moto de la marca Vincent se pueda encontrar en el mercado y mucho menos que alguno de sus propietarios decida ponerlo a la venta. Hay muy pocos ejemplares en el mundo, por lo que esta subasta es muy excepcional hasta tal punto, que podría ser una pieza digna de museo. Actualmente estamos subastando más de 30.000 artículos semanales en Catawiki de lo más curioso y donde podemos encontrar prácticamente de todo, pero sin duda esta Black Shadow es uno de los artículos que forman parte de la lista de las piezas más singulares y memorables que hemos subastado hasta la fecha.”

La subasta de esta Vincent Black Shadow HRD 1000 Serie D se inició el pasado viernes y finalizará el próximo 1 de noviembre. Ya se puede pujar en: www.catawiki.es/vincent

Anuncio publicitario

¿Son las cámaras duales el futuro de la fotografía móvil?

Según el último barómetro del consumidor de internet realizado por Google, el 64% de los usuarios de smartphones utilizan principalmente este dispositivo para hacer fotos y, según un estudio de Asus, el 51% de los españoles ha sustituido ya su cámara de fotos por el móvil como gadget de preferencia para capturar imágenes. La obsesión por las fotos y los selfies es ya una realidad entre las personas y prueba de ello es que Instagram, la red social de las fotos por excelencia, es la que más ha crecido en España en el último año.

Ante tales cifras no es de extrañar que los fabricantes de telefonía móvil estén obsesionados con ofrecer la mejor cámara del mercado en sus teléfonos, para liderar así las ventas. La última innovación ha sido la doble cámara trasera que ya integran terminales como el iPhone 7 o el Huawei P9, entre otros. La capacidad de estas dobles cámaras son enormes. Al contar con dos sensores se puede captar el doble de luz permitiendo una buena calidad de imagen incluso en situaciones de oscuridad. Además, cada sensor puede centrarse en un elemento distinto de la foto lo que permite obtener información de profundidad en la escena y mucho más, obteniendo resultados profesionales. Pero, ¿son las cámaras duales el futuro de la fotografía móvil?

Según Javier Elizalde, CMO y socio fundador de Wooptix, “el futuro real de la fotografía móvil estará en ser capaces de integrar en una sola cámara todas las posibilidades y funcionalidades que ofrecen las cámaras duales que se han presentado recientemente al mercado.” Y parece que ese futuro no está tan lejano.

Wooptix (http://www.wooptix.com/) es una startup española formada por un equipo de ingenieros y astrofísicos, nacida en el seno de la Universidad de La Laguna en Tenerife, que han desarrollado una tecnología que es capaz de integrar en una sola cámara todo lo que se puede hacer ahora mismo gracias a las cámaras duales y mucho más.

Su tecnología, que se puede aplicar a la cámara de cualquier dispositivo móvil y que está basada en la fotografía plenóptica, permite tener imágenes con amplitud de campo, capturar la información volumétrica de una escena e incluso tomar imágenes en 3D con una sola cámara. “Con nuestra tecnología el gasto extra que supone a los fabricantes añadir una segunda cámara a los terminales no sería necesario”, señalan desde la compañía. Además de las funcionalidades anteriores, con la tecnología de Wooptix nunca habrá una fotografía o selfie mal hecho, pues gracias a esta tecnología durante la edición posterior de las fotos se podrá re-enfocar o recuperar la nitidez de las imágenes que no fueron enfocadas adecuadamente en el momento de la toma.

Desde la compañía señalan que hasta ahora no hay nadie que haya desarrollado esta tecnología aplicada a los móviles y que puede suponer un gran avance para la fotografía en estos dispositivos. Además, aseguran que supondría una gran ventaja competitiva para los fabricantes de telefonía respecto al resto. Esto es porque maximizan el rendimiento de su cámara con nuevas aplicaciones y usos, y sobre todo aprovechan el espacio reducido de los teléfonos móviles al suprimir la nueva moda de una segunda cámara que realmente no sería necesaria.

Por tanto el futuro de la fotografía móvil no pasa por incrementar los megapíxeles o añadir más cámaras en los dispositivos, sino más bien en innovación dentro del software. Así, desde Wooptix comentan que “la evolución natural se encaminaría primero hacia la captación bidimensional de imágenes con mucha resolución, para seguir con la realidad aumentada o la captación de fotografías tridimensionales de modo integral y así llegar hasta la holografía.”

Wooptix que hace apenas unos meses ha cerrado una ampliación de capital de más de 3 millones de euros tiene ya su tecnología lista, está a punto de establecerse en San Francisco y ha iniciado ya su desarrollo comercial para que muy pronto la fotografía 3D llegue a las nuevas generaciones de smartphones.