Back Market cierra una ronda de financiación de 41 millones de euros

Back Market, la primera tienda online especializada en la venta de dispositivos tecnológicos reacondicionados, anuncia que acaba de levantar 41 millones de euros en la que es la ronda de financiación más importante que ha cerrado hasta la fecha. Esto permitirá a la compañía francesa llevar a cabo su objetivo de crear la marca líder a nivel mundial en un mercado de rápido crecimiento como el de la tecnología reacondicionada, estimado en más de 50.000 millones de euros.

Esta inyección de capital ha sido participada por el fondo europeo Eurazeo, junto a Group Arnault, Aglae Ventures y Daphni, tres firmas especializadas en la inversión en startups con vocación internacional. No se trata de la primera ronda que cierra la compañía. Ya en 2015, Back Market recibió 400.000 euros y otros 300.000 euros en 2016. También en mayo de 2017 consiguió levantar 7 millones de euros. La empresa suma ya más de 48 millones de euros de financiación en lo que es una clara apuesta de los inversores por su modelo de negocio.

En menos de cuatro años, Back Market ha conseguido el liderazgo en el mercado de reacondicionados en Europa, estando presente en Francia, España, Alemania, Italia y Bélgica.  En 2017, la compañía francesa logró una facturación de 95.5 millones de euros, más de 700.000 clientes y triplicó su número de empleados siendo ya un equipo de más de 100 personas. España es el segundo mercado más importante en volumen de negocio para la empresa, con un crecimiento el año pasado del 380% respecto a 2016, siendo nuestro país donde más rápido ha crecido la marca a nivel global. Todas esas buenas cifras le llevaron a aterrizar en Estados Unidos, abriendo su oficina en Nueva York en enero de 2018.

Gracias a esta nueva operación de financiación, Back Market dará un paso más en su objetivo de democratizar el consumo de productos tecnológicos reacondicionados en todo el mundo y ser la referencia del mercado a escala global. En primer lugar, destinará sus esfuerzos a consolidar su liderazgo en Europa y avanzar en el mercado estadounidense.

«Esta captación de fondos es una señal de madurez no sólo para este mercado que está en plena explosión, sino también para nosotros, que tenemos un crecimiento 15 veces superior. Nuestra ambición es crear una marca mundial y convertirnos en sinónimo de la palabra «reacondicionado». Tenemos que asumir el liderazgo mundial y hay que hacerlo rápido. Gracias a esta ronda podremos enfrentarnos a este reto”, comenta Thibaud Hug de Larauze, CEO y cofundador de Back Market.

Un dispositivo reacondicionado es aquel que cobra una segunda vida porque ha sido reciclado y restaurado para dejarlo de nuevo en pleno funcionamiento. A través de Back Market se pueden comprar más de 750.000 dispositivos de 155 categorías distintas que van desde teléfonos móviles a tablets, ordenadores y electrodomésticos. La compañía trabaja con más de 300 talleres profesionales certificados que reciclan y reacondicionan estos aparatos dejándolos como nuevos y que luego venden a través de esta plataforma ofreciendo a los consumidores ahorros de hasta el 70% en su precio y garantías mínimas de seis meses. Además, los usuarios también pueden revender a través de Back Market aquellos aparatos que ya no usan.

En este sentido, además de sus ambiciones de expansión, la compañía aprovechará también esta inyección de capital para incrementar y priorizar la calidad y satisfacción de cliente para ofrecer el mejor y mayor catálogo de productos reacondicionados del mundo y los mejores estándares de calidad y garantías, y reforzar su equipo con nuevas contrataciones.

“Podremos ascender en la cadena de valor para garantizar, tanto a consumidores como a nuestros socios de reacondicionamiento, el catálogo más completo de dispositivos restaurados y unos estándares  de calidad homogéneos basados en una carta de calidad única y común, con 23 puntos de control obligatorios en el caso de los smartphones y más de 500 pedidos misteriosos para controlar que se cumplen todas las condiciones”, añade De Larauze.

Por último, la compañía seguirá con su objetivo de hacer del reacondicionamiento una alternativa esencial, ecológica y responsable con el medioambiente. Cada vez crece más el consumo de aparatos electrónicos y esto ha derivado en un grave problema medioambiental, pues solo en 2017 se generaron más de 46 millones de toneladas de basura electrónica en todo el mundo. Surge así la urgente necesidad de cambiar cómo se consume y se fabrica la tecnología. Y este es un reto de Backmarket.

“Solo en Smartphones, el mercado del reacondicionamiento creció en 2017 un 13% más que el de los dispositivos nuevos. Pero aún queda mucho por hacer. Queremos crear impacto en consumidor, para que en el futuro lo reacondicionado se convierta en una alternativa indispensable a nuestra forma de consumo, tal como lo nuevo es hoy en día. Esto requiere de mucho trabajo pedagógico y de evangelización para que los productos reacondicionados estén presentes en todas las esferas sociales, y no se queden solo en los profesionales”, finaliza el responsable de Back Market.

De sintecho a posar para las revistas de moda

Jeremy Meeks, también conocido como el preso más guapo del mundo, pasó de una prisión de California a rodar anuncios para Dolce & Gabbana, o el joven John Economou, que se hizo famoso en Instagram tras ser descubierto por Kendall Jenner en la playa de Venice Beach donde vivía. Son solo ejemplos de cómo dos personas normales han pasado a ser el centro de atención de las marcas para sus campañas de publicidad. En este campo han surgido empresas como Sonder People, una agencia portuguesa que cuenta con sede en Barcelona y es especialista en transformar a gente de a pie en protagonistas de anuncios de grandes marcas como H&M, Lamborghini o Vogue.

Sonder People lucha por una publicidad inclusiva protagonizada por gente auténtica sin que importe la condición social. Entre sus representados destaca la historia de Vítor Leitão, un portugués de 62 años que hace 4 años vivía en las calles de Lisboa sin más recursos que la caridad de unos pocos y cuyas perspectivas de futuro estaban muy lejos del glamour y el brillo de los sets de rodaje. Hoy, Vítor forma parte de la familia Sonder People, ya no vive en la calle y se plantea un futuro con más oportunidades y esperanzas. Está a punto de ser fotografiado para un editorial de moda para Vogue y ya son cuatro las campañas publicitarias en las que ha trabajado.

Vítor entró a formar parte de Sonder People después de que, como cada mañana al salir del centro de acogida para personas sin hogar ‘Santa Casa da Misericórdia’ de Lisboa dormía, fuera a refugiarse a los cobertizos de un centro comercial del barrio de Carnide en la capital lusa. Por allí pasó Fred Castro, CEO de Sonder People, que en seguida se fijó en él, “Pensé que tenía una mirada auténtica e interesante, el tipo de mirada que los directores de casting aman. Le pregunté si alguna vez había pensado en rodar anuncios para la televisión y me dijo: no, pero, ¿Por qué no?”, nos cuenta Fred.

Seis meses más tarde, Vítor llamó a Fred con la idea de presentarse como candidato en Sonder People. Lo curioso, es que por aquel entonces Vítor no había desvelado su condición de sintecho. “No quería que mi situación económica y social interfiriesen en esta nueva oportunidad que se abría ante mí. Tenía miedo de no ser seleccionado” nos cuenta él mismo. Lo que no sabía era que su historia aumentaría sus probabilidades de ser elegido, pues la misión de Sonder People es que cualquier persona con carisma pueda hacer lo que hasta ahora solo era accesible a actores, actrices y modelos.

Tras su primer spot de televisión para la Federación Portuguesa de Fútbol, llegaron muchos más, como una campaña de publicidad para los supermercados Lidl, otra para la firma “Ponto Verde donde hizo de Santa Claus y en estos momentos, espera con impaciencia el trabajo con Vogue. “Por cada anuncio con Sonder People gané entre 500 y 800 euros. Evidentemente no da para vivir, pero junto a otros pequeños trabajos que hago en el sector de la informática y mi pequeña pensión, me da para ir tirando. Lo más importante es que Sonder People me ha dado esperanza y la oportunidad de volver a creer en mi”, explica Leitão.

La historia de Vítor es un ejemplo claro de cómo las marcas están cambiando su manera de hacer publicidad y empresas como Sonder People responde a esa necesidad. “A la hora de seleccionar a nuestros candidatos, no nos importa el sexo, la etnia, la religión, la edad, el corte de pelo o la altura. Cualquiera que se crea auténtico, que piense que puede inspirar a otros a vivir según sus propias normas, o que sea capaz de vivir como si nadie estuviese mirando, puede llegar a ser un sonder y ser protagonistas de anuncios de marcas de todo el mundo. Y el ejemplo de Vítor es un fiel reflejo de nuestra filosofía”, comenta el CEO de la empresa.

Sonder People cuenta ya con más de 2.200 sonders en Portugal y Barcelona, de los cuales, 1.000 han participado en anuncios con marcas como H&M, Vodafone o Lamborghini. Para comenzar el proceso que permite formar parte de la comunidad de sonders lo único que se necesita es un ordenador, ya que la primera fase se hace a través de su página web. Tan solo hay que dar los datos personales, contestar a una serie de preguntas como qué hobbies tiene, subir un par de fotos, un pequeño vídeo y listo. A continuación y en menos de dos días, el head booker se pone en contacto con los candidatos que pasen el primer filtro. Una vez pasado el primer filtro, solo queda esperar a que haya algún casting en el que se necesiten perfiles como los de los candidatos.